En Vivo >>

Claves para recuperar el deseo en la relación de pareja

 

1.     Conocernos mejor (autoconocimiento)

Muchas personas creen que se conocen a sí mismas cuando, en realidad, esto no es así. Esto se comprueba cuando están en una relación y no saben cómo recuperar el deseo.

¿Qué es lo que me excita? ¿Qué es lo que me da morbo? ¿Cuáles de mis relaciones sexuales anteriores me marcaron? ¿Quiero probar algo nuevo, pero me da vergüenza?

Todas estas preguntas han de ser respondidas con sinceridad, ya que esto dará paso al punto del que hablaremos a continuación.

Si no sabemos qué nos gusta no podremos recuperar el deseo porque ni sabremos por dónde empezar ni tampoco podremos comunicarle a nuestra pareja lo que nos puede excitar.

Por eso, es muy importante tomarse un tiempo para reflexionar, dejando de lado miedos, creencias absurdas y otra serie de pensamientos que están dañando la relación e impidiendo que disfrutemos de las relaciones sexuales con nuestra pareja.

 

2.     Comunicarnos con nuestra pareja

Una vez hemos pasado el punto anterior y ya sabemos qué nos gusta, es el momento de hablar de esto con nuestra pareja abiertamente. Sin tapujos, sin vergüenzas y sin limitarse.

Parece mentira que tengamos la confianza de mostrarnos desnudos y mantener relaciones con alguien con quien después tenemos una vergüenza increíble a decirle qué nos gusta, dónde nos puede tocar o qué puede hacer para ponernos a tono.

 

En una pareja la confianza se da en todos los sentidos y esto incluye el terreno sexual. No podemos esperar que el otro nos lea la mente porque eso no va a suceder.

Es el momento de dejar de jugar a las adivinanzas y hablar de manera clara. Para recuperar el deseo en una relación debemos ser sinceros.

¿Qué nos gusta o qué queremos probar? ¿Qué no nos gusta y deseamos cambiar?

 

3.     ¡Hora de pasar a la acción!

Todo lo anterior está muy bien para recuperar el deseo, pero no sirve de nada si no pasamos a la acción, a lo que le dará chispa de nuevo a la relación.

Esto es lo más divertido pues se trata de salir de la zona de confort y explorar otros terrenos que nos hagan vibrar de nuevo.

¿Recordás esos nervios que sentías al principio de la relación? ¿Esa tensión sexual que te invadía a veces? Pues todo esto se puede recuperar, siempre que haya voluntad por parte de los dos.

Esa incógnita de no saber qué podrá pasar en ese encuentro o soñar con lo que sí puede pasar. Todo eso aumentará el deseo, nos hará desear de nuevo a nuestra pareja, querer estar con ella de esta manera.

La rutina es una zona de confort muy cómoda que requerirá de un gran esfuerzo y voluntad para poder salirde ella. Muchas de estas claves nos provocarán pereza o sentiremos que es inútil llevarlas a cabo.

Sin embargo, este es un recurso que nuestra zona de confort tiene para que no salgamos de ella.

No dejemos que pueda con nosotros. La mayoría de las parejas pasan por esta reducción o incluso ausencia del apetito sexual.

Fuente: mejorconsalud

acerca del autor

Noticia Anterior Alimentos que te ayudarán a mejorar tu desempeño sexual
Noticia Siguiente ¡Lo que ellos piensan al tener sexo!

comentarios

 

Loading...